Serge Ibaka se va a los Clippers, «el robo de la agencia libre»

Parecía sobrado claro que el futuro inmediato de Serge Ibaka estaba en un candidato al anillo. Faltaba memorizar en cuál y esa duda se ha resuelto. Porque el hispano-congoleño jugará en Los Angeles Clippers las dos próximas temporadas, la segunda de ellas con player option (sólo se ejecutará si quiere el participante), por un total de 19 millones de dólares. Ibaka se vuelve a anexar con Kawhi Leonard, con quien forjó una buena amistad en la carrera que llevó al primer anillo de su historia a los Toronto Raptors en 2019.

Ibaka era una de las piezas mayores de esta agencia librado. El participante está en el mejor momento de su carrera a posteriori de promediar 15,4 puntos (tope personal), 8,2 rebotes y un 38,5% en triples. Además, había demostrado estas dos últimas temporadas en los Raptors ser un participante capaz de rendir al mejor nivel en playoffs. Todo ello le puso en el radar de varios de los mejores equipos de la cinta. Aparte de los Raptors, que incluso intentaron retenerle, se habló de los Lakers y, sobre todo, los Nets. En las primeras horas de agencia librado el refriega con Kevin Durant en Brooklyn se daba por hecho a posteriori de que el hermano de Ibaka respondiese en un comentario en una red social que su destino iba a ser los Nets.

Finalmente, con quien se verá de nuevo las caras será con Leonard y en los Clippers, un candidato evidente al título que el año pasado estuvo muy por debajo de las expectativas. Primero en cinta regular, donde a pesar de mantenerse segundo no mostró en ningún momento un deporte digno de un equipo campeón. Y a posteriori en playoffs, superando con más problemas de los deseables en primera ronda a unos Mavs muy mermados por las lesiones y cayendo de forma estruendosa en semifinales de conferencia tras dejarse remontar un 3-1 a patrocinio en presencia de los Nueggets. Por si esto fuese poco, en las primeras horas de agencia librado perdieron a dos de las piezas más importantes de su deporte interior: Montrez Harrell y JaMychal Green. Y para colmo, uno y otro se fueron a sus máximos rivales de conferencia, los Lakers y los Nuggets, respectivamente.

Así que el fichaje de Ibaka se ha convertido en decisivo para la franquicia angelina, que amenazaba con quedarse muy corta por internamente. Ahora, sin confiscación, han cambiado las tornas y se puede argumentar que tienen un participante mejor que cualquiera de los dos que se les han ido. De hecho, en Estados Unidos ya hay voces que señalan este fichaje como el robo del draft, por la calidad del participante, la condición que cubre su equipo y el metálico que le van a acreditar, que no llegará a 10 millones por año. Y veremos si son dos o sólo es uno, ya que la opción de participante para la segunda temporada (2021-22) coincide en el tiempo con las de Kawhi Leonard y Paul George, que si para el próximo verano las cosas siguen sin ir aceptablemente pueden optar por no renovar y salir al mercado. Así que incluso en esa hipotética situación se medio aseguran que Ibaka hiciese lo mismo y tener así más metálico para construir un nuevo equipo desde cero. De momento, eso sí, la idea es contar con él los dos abriles, porque si le han traído es para que les ayude a triunfar el primer anillo de su historia.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *