El Madrid, situación límite

En cualquier escenario imaginable, si un candidato a ganar la Euroliga pierde a su mejor jugador, se lanzaría de cabeza a encontrarle sustituto. El Madrid aspira a la Euroliga y Facundo Campazzo ha sido su gran referente en las últimas tres temporadas, las premisas están claras, pero el silogismo no se completa. El equipo blanco tiene previsto, de momento, seguir adelante sin un relevo del base argentino. El motivo, el escenario actual de crisis económica provocada por el coronavirus.

El importante recorte de ingresos del club hace que la sección de baloncesto, ya de por sí deficitaria (más de 20 millones de euros de pérdidas anuales), deba seguir la línea marcada por la entidad, que es la de contención total del gasto. La misma de este verano, cuando no se cerró el fichaje del pívot croata Ante Zizic (ahora en el Maccabi) y estuvo comprometido el de Alberto Abalde. Los seis millones de euros de la cláusula del Facu, que abonará en varias anualidades (además de lo que ha dejado de percibir de ficha en las cuatro nóminas de este curso), servirán para combatir la caída de las rentas.

Las circunstancias pueden cambiar, también las referentes a la pandemia, y si se presenta una gran oportunidad en lo deportivo y en lo económico, quizá llegue el visto bueno del club para hacer la operación. Aunque eso puede ser en unas semanas o en unos meses, con la competición más avanzada y con las debilidades más expuestas sobre la pista. Sin Campazzo y sin fichaje, Nicolás Laprovittola, que ha contado poco para Laso desde que aterrizó en el verano de 2019, y Carlos Alocén (19 años) llevarían el peso de la dirección con la ayuda de Abalde, al que el técnico considera que puede echar una mano como uno, y de Llull, que en lo que va de curso ha disputado todos sus minutos de escolta. Y un jugador como Causeur, que cuenta con la capacidad de generar juego, tendrá que arrimar el hombro cuando recupere la forma tras superar la COVID-19.

Respecto a la cantera, el equipo ha inscrito en la Euroliga a los bases Matteo Spagnolo (1,93 m y 17 años) y Juan Núñez (1,92 y 16), que pueden ayudar en los entrenamientos, entrar en alguna convocatoria y sumar algún minuto en la élite, pero no se les puede pedir otra cosa para cubrir el vacío que deja Campazzo.

La nacionalidad del base

El Madrid, eso sí, está atento al mercado europeo y al de la NBA, como dijo Laso hace unos días, y se ha movido preguntando por la situación de bases con pasaporte europeo. Y es que la nacionalidad es otro inconveniente, ya que Gabriel Deck y Trey Thompkins ocupan las dos plazas extracomunitarias que se permiten en la ACB. Además, el Real no ha avanzado en la nacionalización española de Deck, cuyo futuro, con una cláusula de salida de 1,5 millones, también sigue en el aire.

Más allá del agujero en el base, los blancos tienen otro en el puesto de pívot, sin relevo de Tavares que acumula minutos y desgaste a gran velocidad. Ni Garuba ni Thompkins ni Randolph son cincos, y cualquier combinación en la pista es un parche a la salida sin recambio de Jordan Mickey el pasado verano. El Madrid necesita un base titular y un pívot suplente, no hay debate sobre eso. Sin embargo, la actual crisis complica mucho la solución. Veremos qué ocurre en las próximas semanas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *