El Joventut vende cara su derrota ante el Partizán

El Joventut de Badalona vendió cara su derrota (78-75) en Belgrado ante el Partizán con un gran partido en el que sacaron fuerzas de flaqueza cuando peor se le ponía el encuentro y a punto estuvieron de llevárselo.

Ferran Bassas falló un triple para poner a la Penya por delante a medio minuto del final con 74-72 en el marcador después de ir perdiendo por catorce puntos (66-52) a ocho minutos del final.

Shawn Dawson, máximo anotador del partido con 19 puntos, y el base verdinegro (11 asistencias) levantaron a su equipo cuando todo indicaba que los serbios se iban a pasear hasta la conclusión y la Penya acarició el triunfo hasta los segundos finales.

El Joventut aguantó bien el primer cuarto con López-Arostegui y Dawson anotando y nunca dejó que el Partizán se pusiera por delante en el marcador, acabando un punto arriba el primer cuarto (18-19).

Un parcial de 8-0 de los serbios al inicio del segundo período les puso con una cómoda renta de siete puntos (26-19, min. 13). La Penya no pudo mantener el ritmo defensivo del primer cuarto ni dominó el rebote bajo sus aros, perdiendo hasta nueve rechaces, lo que hizo cambiar el signo del encuentro.

Dangubic y Miller-McIntyre superaban en rapidez a sus defensores y llevaban el peso anotador de los serbios para ampliar la diferencia hasta los ocho puntos (39-31, min. 18), ventaja que mantuvieron al descanso (41-33).

Dos triples consecutivos de Zagorac y McIntyre puso la diferencia por encima de los diez puntos (49-36, min. 25). Brodziansky y López-Arostegui aguantaban a la Penya frente a la inspiración de Gordic, que dejaba al Partizan en su máxima diferencia al final de cuarto (63-49).

Todo parecía sentenciado cuando Gordic puso el 66-52 al inicio del cuarto período pero entre Dawson (10 puntos en 4 minutos) y Bassas sumaron un parcial de 4-12 que puso en alerta al Partizán (70-64, min. 36).

El Joventut solució sus problemas con el rebote defensivo con Brodziansky y Birgander en pista y los de Badalona fueron primero a salvar el basket average y se acabaron viendo con el partido en sus manos. McIntyre y Paige lo acabaron evitando.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *