Ricky Rubio, amargo con su traspaso: «Hay formas y formas»

Ricky Rubio firmó por tres temporadas con Phoenix Suns en el verano de 2019. Se aseguró 51 millones de dólares, lo que sin duda era un excelente acuerdo en lo financiero pero que dejó dudas en lo deportivo: la franquicia de Arizona había sido pura disfuncionalidad durante los abriles anteriores y el pulvínulo castellano venía de retozar playoffs con Utah Jazz y de negociar con otro equipo de buen nivel competitivo como Indiana Pacers. Sin secuestro, la envite salió acertadamente. Los Suns cambiaron de en lo alto debajo con Monty Williams como monitor y rozaron los playoffs a posteriori de un inmaculado 8-0 en la burbuja de Florida. Ricky ejerció de director de selección y presencia veterana en un equipo con un tremendo talento novicio: Devin Booker, DeAndre Ayton, Mikal Brides, Cam Johnson…

Con 30 abriles y en un excelente momento profesional, Ricky estaba oportuno. Pero esa afán de los renovados Suns ha perfecto jugando contra sus intereses: el traspaso por Chris Paul ha enviado al española a Oklahoma City Thunder, mudanza solo una temporada a posteriori y aterrizaje en un equipo que pasa a un formato de reconstrucción justo cuando los Suns parecen listos para competir con los playoffs. En la NBA los contratos están garantizados (para Ricky, 17 millones esta temporada y 17,8 la próxima), pero (excepto excepciones para algunas grandes estrellas) los jugadores no tienen voz ni voto sobre posibles traspasos que los envíen de una franquicia a otra. Ricky lo sabe, y de hecho ya fue traspasado de Minnesota Timberwolves a Utah Jazz en junio de 2017. Pero eso no implica que no esté amargo (ya se expresó en Twitter nada más hacerse público el movimiento) por cómo se han sucedido los acontecimientos.

El pulvínulo de El Masnou lo explicó en el software La Ventana, de la SER: “Ha sido una sorpresa, sobre todo por la comunicación que ha habido. Cuando empezaron los rumores sobre mi posible traspaso, llamé a mi gente y me dijeron que mi nombre no estaba sobre la mesa. Al firmar un contrato, aceptas las condiciones, pero hay formas y formas. Los jugadores somos unos privilegiados, pero los que se encargan de estas cosas tienen que entender que, además de jugadores, también somos personas. No es plato de buen gusto que cuando estás involucrado en un proyecto, te dejas la piel y ves que vas funcionando, a la primera de cambio te tengas que ir”.

Los Thunder, mientras, ya han presentado oficialmente a Ricky Rubio como su nuevo pulvínulo a través de las redes sociales:

Ricky terminó con un mensaje más positivo: “Cuando las cosas se complican, hay que sacar el carácter y poner más leña en el fuego. Si no quieres que te pasen estas cosas, sé el mejor del mundo para poder tomar tus propias decisiones”. Ese selección del mercado que le ha llevado a OKC puede depararle alguna otra sorpresa, de hecho (y puede que positiva), antaño de que puesta en marcha la nueva temporada el 22 de diciembre: hay rumores de que los Thunder podrían traspasarlo a otro destino, que podría ser más interesante en lo deportivo para el castellano, que afrontará su décima temporada en la NBA.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *