El Gran Canaria ve la luz en la Eurocup: ya está en el Top-16

El Herbalife Gran Canaria se clasificó este miércoles para el Top-16 de la Eurocopa al vencer al Cedevita Olimpija Liubliana por 90-82 en un duelo intenso y satisfecho de alternativas que se decidió en los últimos compases gracias al conveniencia exógeno de los amarillos.

A pesar de los 47 puntos de la dupla Blazic-Perry, los isleños apelaron a la épica aun con la abandono, por motivos personales, de Jacob Wiley, y de Javier Beirán, por intrepidez técnica, y con cinco jugadores por encima la decena de puntos y con un 51,9 % de conveniencia en los triples.

En un inicio fulgurante, el conjunto claretiano pasó de tomar la iniciativa en el señalador con un 6-0 de comienzo a tomar un 1-7 de parcial del Olimpia. A partir de ahí, los puntos de Khalifa Diop y Matt Costello en la pintura eran respondidos por la muñeca del norteamericano Kendrick Perry, que, con 8 puntos en el primer cuarto, mantuvo la nave eslovena hasta colocar el 16-16 en el electrónico.

El panorama se torció para los amarillos en el segundo acto. Tras una precoz canasta de Dimsa, el Olimpia enganchó un 0-9 de parcial que despertó las primeras alarmas locales (18-25). Rion Brown tomaba el informante de Perry para provocar un repentino cortocircuito en el entramado táctico de Porfirio Fisac.

Sin bloqueo, sendos triples de Albicy y Dimsa volvieron a frenar la hemorragia (24-25). Blazic intentó estirar el chicle a confianza del Olimpia, pero el Herbalife comenzó a carburar con el canterano Diop y la polivalencia de Okoye para cambiar el signo del cita (41-40).

En la reanudación, el tiro exógeno del Gran Canaria saltó a la palestra para poner tierra de por medio. Ferrari, Okoye, Dimsa e incluso Costello -el techo del equipo por centímetros- se animaron a un particular recital de triples que provocó el tiempo muerto del monitor visitante, Jurica Golemac, en el ecuador del tercer periodo (57-47).

Un repunte de 0-9 de los eslovenos hizo que se esfumara la renta almacén (63-62). Perry asumió de nuevo los galones y volvió a dejar al Herbalife temblando en la trinchera. Fue un espejismo, ya que el perímetro isleño seguía en la misma dirección (68-62) merced a los lanzamientos de Albicy y Shurna.

En el asalto final, el equipo de Ljubljana lanzó su postrero órdago (83-81) pero el esfuerzo de Blazic y Brown se fue diluyendo en los minutos finales. El tiro exógeno dio oxígeno una vez más a los insulares para anotarse un triunfo balsámico en Europa (90-82).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *